sábado, 4 de mayo de 2013

El Oso Palmero Myrmecophaga tridactyla


Myrmecophaga tridactyla Linnaeus, 1758
Oso Palmero
Giant Anteater

Oso palmero observado en la Inspección de policía de Palmeras, en el Municipio de San Calos de Guaroa, departamento del Meta, el 9 de noviembre de 2009.
Conocí los osos palmeros durante el desarrollo del proyecto "ANÁLISIS DE LAS POBLACIÓNES DE OSO PALMERO  Myrmecophaga tridactyla  Y NUTRIA GIGANTE Pteronura brasiliensis EN EL DEPARTAMENTO DEL META", para el cual fui contratado por la facultad de ciencias de la Universidad Nacional de Colombia y que fue en convenio con Cormacarena. Este trabajo lo hice con mi buen amigo y biólogo que admiro Rafael Moreno Arias y en la segunda fase de campo con mi adorada amiga Bibiana Gómez Valencia (igual de admirable bióloga y primera seguidora de este blog). Viajamos, caminamos y navegamos kilómetros y kilómetros en el departamento del Meta, fui a lugares que siempre quise conocer y sitios que ni sabia que existían, ya luego compartiré fotos y memorias de estos viajes.


Este trabajo tiene un valor agregado especial, ya que el día que firmé la orden de servicio, me enteré que iba a ser papa, por lo cual marcó una nueva etapa de mi vida y una nueva forma de ver las cosas afuera en el campo (mucho más hermosas que antes). Parte de la información aquí contenida fue compilada para dicho trabajo, las fotos las tomé durante su desarrollo y bueno, espero someter el manuscrito de los resultados este año junto a Rafa, por aquí les estaré contando. 






Ahora entremos en materia mastozoologíca...

M. tridactyla del Zoológica de Calí, 
El oso palmero es un mamífero grande, caracterizado por tener la cabeza tubular, delgada y alargada; recurvada de forma convexa y cubierta de pelos cortos y delgados. Sus ojos son pequeños, sus orejas son pequeñas y redondeadas, de color gris y la nariz es negra. Su lengua es muy larga y pegajosa. Presenta una longitud cabeza cuerpo entre 100 y 130 cm,  y la longitud de la cola entre 70 y 90 cm; pesa entre 22 y 39 Kg. Pelaje grueso, tosco y opaco, con tres bandas: negra, café y blanco; la coloración dorsal varía de gris a pardo, con tonalidades blancas; los hombros, pecho y cuello, presentan una línea negra ancha bordeada de blanco; pecho pardo,  línea media de la espalda con una cresta de pelos que se incrementa en longitud desde la corona hasta la punta de la cola (24 cm en la espalda y 40 cm en la cola); vientre y patas traseras de  color negro. Patas delanteras blancas con una banda negra en la muñeca, codos con un penacho de pelos largos. Patas delanteras con tres garras alargadas y dos pequeñas. Patas traseras con cinco garras pequeñas. Cola larga no prensil, muy peluda y frondosa, con apariencia similar a una hoja de palma. Generalmente las hembras son más pequeñas que los machos y las crías presentan la misma coloración que  los adultos (Emmons 1997, Morales-Jiménez et al. 2004).

Cráneo de T. tridactyla ahora depositado en la colección mastozoólogica del ICN ( Meta: Municipio de Puerto López, vereda Mata Azul, finca Pipiripana. Coord: 4° 10’ 5.1” N; 72° 29’ 52.2” 0.  Diciembre de 2012. Colectores: Miguel E. Rodríguez Posada & Bibiana Gómez Valencia. Espécimen: cráneo y escapulas)
Los osos palmeros presentan un rango de distribución desde Centroamérica en el sur de Belice y Guatemala hacia el sur, a través de Suramérica al occidente de los Andes hasta el norte de Ecuador, y por el oriente de los Andes hasta el norte de Argentina y Uruguay; es considerado regionalmente extinto en Guatemala y los registros en Centro América son anecdóticos, se cree que muchas de sus poblaciones son extintas en diferentes localidades  (Wenzel 1981, Collevati et al. 2007, Gardner 2007, Porini et al. 2008). En Colombia habitan las tierras bajas de las regiones Caribe, Orinoquia, Amazonia, Pacífica y Andina, exceptuando los valles interandinos, entre los 0 y 1900 msnm (Alberico et al. 2000, Polanco[-Ochoa] et al. 2006).http://maps.iucnredlist.org/map.html?id=14224

Habitan sabanas y bosques húmedos tropicales hasta 1900 msnm, viven en una gran variedad de hábitats, húmedos o secos y boscosos o de sabana, por lo tanto utilizan la mayoría de hábitats terrestres existentes dentro de su rango, incluyendo bosques húmedos de tierras bajas, pie de monte, sabanas, bosques deciduos, estepa, etc. Por ejemplo, August (1983) encontró que en los llanos de Venezuela, los osos palmeros hicieron uso de todos los hábitats incluidos en su estudio: sabanas naturales con matas de monte aisladas, zonas de bajos inundables, zonas secas de tierra firme y bosques de galería deciduos con diferentes grados de complejidad y heterogeneidad de hábitat. Son raros en bosque húmedos tropicales y más comunes en sabanas con muchos hormigueros o termiteros.


Los osos palmeros son nocturnos y diurnos. Solitarios y terrestres, aunque ocasionalmente puede trepar árboles o termiteros altos en busca de comida (Young et al. 2003). Se alimentan de hormigas y termitas que son lamidas fuera del nido o en las aperturas que abren con las garras (Morales-Jiménez et al. 2004); también pueden consumir otros insectos de las raíces de las plantas, abejas y probablemente miel. Montgomery y Lubin (1977) observaron en los llanos de Venezuela, que los osos palmeros se alimentan en mayor proporción de hormigas, principalmente de la subfamilia Formicinae, del género Camponotus, aunque otras especies de hormigas y termitas son usadas en menor proporción. También observaron que  no se alimentaban de Hormigas soldado (Dorylinae) ni de jardineras o cortadoras (Myrmicinae). Otros estudios muestran que varían la proporción de alimento principal entre termitas y hormigas, al parecer estas diferencias en la dieta pueden ser el resultado de la disponibilidad de alimento según la influencia de la estacionalidad de las lluvias u otras condiciones climáticas o espaciales (Drumond y Rylands 1994, Medri et al. 2006). Detectan su alimento gracias a un sentido del olfato bien desarrollado, se ha reportado que se alimentan a una tasa de un nido por minuto sustrayendo pocos individuos de cada uno, recorren largas distancias y se alimentan de muchos nidos, llegando a alimentarse de cerca de 35.000 insectos por día, y generalmente no destruyen los nidos de los cuales se alimentan (Montgomery y Lubin 1977, Medri et al. 2006).



Son animales con alta movilidad, caminan deambulando sin prisa (13.8 m por minuto), pero pueden galopar a alta velocidad. Se han calculado ámbitos de hogar entre 270 y 2500 ha (Silveira 1969, Montgomery y Lubin 1977), y se ha visto que varios individuos pueden sobreponer su territorio y se toleran entre sí. Eisenberg et al. (1979), estimaron que en los llanos y bosque semideciduo en Venezuela tenían densidades de 0.18 ind/Km2 y biomasas de 4.9 Kg/Km2; otros trabajos han estimado densidades poblacionales entre 0.12 a 3 ind/Km2 (Miranda 2004). Al parecer las densidades poblacionales dependen de la oferta alimenticia, es decir de la densidad de hormigueros o termiteros (Eisenberg 1989).




Duermen o descansan sobre la superficie del suelo en pequeñas cavidades que cavan con sus garras en suelos arenosos, cubriéndose la cabeza con sus patas delanteras y el resto del cuerpo con la cola. No cavan madrigueras, se refugian al aire libre o en lugares cubiertos como grupos densos de arbustos, refugios abandonados de armadillos, árboles huecos, etc. (Eisenberg 1989, Medri y Mourao 2005).
Puede coexistir con otros mamíferos comedores de hormigas como los osos meleros (Tamandua spp.) en los mismos ecosistemas, sin embargo, no presentan mayor competencia ya que los Osos meleros están adaptados a la alimentación en los estratos altos de la vegetación, mientras que los osos palmeros excavan nidos de grandes superficies en el suelo y viajan grandes distancias para encontrar estos (August 1983).

Se reproducen principalmente en la época seca, la gestación entre 180-190 días, tienen una cría que llevan en la espalda y lacta durante 6 meses. El intervalo entre nacimientos puede ser de 9 meses y alcanzan la madurez sexual entre los 2.5 y 4 años.

Los Osos palmeros son normalmente inofensivos, sin embargo, para defenderse de posibles depredadores, se apoyan sobre sus patas traseras y atacan con sus garras delanteras, las cuales son muy fuertes y peligrosas, con las cuales pueden matar grandes predadores (Emmons 1997).

Estado de Conservación
En Colombia, la especie se encuentra en categoría de amenaza de la UICN como Vulnerable (VU, Polanco-Ochoa et al. 2006) y en la categoría mundial como Casi Amenazado (NT, Porini et al. 2008). También se encuentra catalogada en el apéndice II de CITES (Convención Sobre Comercio Internacional de Especies de Flora y Fauna Amenazadas). Se considera ampliamente distribuido pero raro y extirpada o extinta en partes de su rango de distribución, Los registros en Centroamérica son históricos o anecdóticos, pero no se conocen de ninguna población viable.

La especificidad de la dieta, bajas tasas reproductivas, gran tamaño y degradación de hábitat a lo largo de su rango de distribución pueden ser factores importantes para la declinación de las poblaciones (Porini et al. 2008). Otras amenazas a sus poblaciones son la cacería de subsistencia, cacería de control por creencias erróneas sobre su agresividad con los perros y el hombre, la modificación de su hábitat y las quemas; alta mortalidad en las carreteras, uso medicinal o mágico-religioso o ataque por perros domésticos (Fischer et al. 2004, de Miranda et al. 2006, Polanco-Ochoa et al. 2006, Koster 2008).

Algunos aspectos propios de la historia natural (e.g. baja fecundidad, filopatria de las hembras y tolerancia a compartir los territorios) y evolución de esta especie, así como la fragmentación y reducción de hábitat, incrementan los efectos de aislamiento poblacional y cuello de botella, decreciendo el flujo genético  y aumentando la endogamia. Esta disminución en la diversidad genética genera efectos deletéreos sobre las poblaciones (Collevati et al. 2007).Se desconoce el efecto de la interacción con animales domésticos y de producción agrícola, así como el efecto de los agroquímicos y otras sustancias alóctonas.  

En Colombia es necesario documentar su distribución, mortalidad por efectos antrópicos, especialmente en carreteras, con el fin de implementar estrategias de conservación reales.



Literatura citada:


Alberico M, A. Cadena, J. Hernández-Camacho y Y. Muñoz-Saba. 2000. Mamíferos (Synapsida: Theria) de Colombia. Biota Colombiana 1:43–75.

Collevatti R. G., K. C. E. Leite, G. H. B. de Miranda y F. G. H. Rodrigues. 2007. Evidence of high inbreeding in a population of the endangered giant anteater, Myrmecophaga tridactyla(Myrmecophagidae), from Emas National Park, Brazil. Genetics and Molecular Biology 30: 112-120.

De Miranda G. H. B., W. M. Tomás, C. D. Valladeres-Padua y F. G. H. Rodrigues. 2003. Giant Anteater (Myrmecophaga tridactyla) Population Survey in Emas National Park, Brazil – A Proposed Monitoring Program. Endangered Species Update 23:96.

Drumond M. A. y Rylands A. B. 1994. Giant anteaters, Myrmecophaga tridactyla Feeding behavior and fire.  Edentata 1: 15-16.

Eisenberg J. F. 1989. Mammals of Neotropics: Panama, Colombia, Venezuela, Guyana, Suriname, French Guiana. The University of Chicago Press, Chicago.

Eisenberg J. F., M. A. O'Connell y P. V. August. 1979. Density, productivity, and distribution of mammals in two Venezuelan habitats. Pp: 187-207. En: J. F. Eisenberg (Ed). Vertebrate ecology in the northern Neotropics. Smithsonian Institution Press, Washington, D.C., USA.

Emmons L. H. 1997. Neotropical Rainforest Mammals, a Field Guide. The University of Chicago press, Chicago.

Fischer W. A., Ramos-Neto M. B., Silveira L. y Jacomo A. T. 2004. Human transportation network as ecological barrier for wildlife on Brazilian Pantanal-Cerrado corridors. Pp. 182-194. En: Irwin C. L., Garrett P., McDermott K. P. (Eds.) Proceedings of the 2003 International Conference on Ecology and Transportation. Center for Transportation and the Environment, North Carolina State University, Raleigh.

Gardner A. L. 2007. Suborder Vermilingua Illiger, 1881. Pp: 168-177. En: A. L. Gardner (ed.) Mammals of South America, Volume 1. The University of Chicago Press. Chicago.

Gómez J. R. y Jorgenson J. P. 1999. An overview of the Giant Otter-Fisherman problem in the Orinoco basin of Colombia. IUCN Otter Specialist Group Bulletin. 16(2): 90 - 96
 
Koster J. M. 2008. Giant anteaters (Myrmecophaga tridactyla) killed by hunters with dogs in the Bosawas Biosphere Reserve, Nicaragua. Southwestern Naturalist 53: 414-416.

Medri I. M. y Mourao G. 2005. A brief note on the sleeping habits of the giant anteater – Myrmecophaga tridactyla Linnaeus (Xenarthra, Myrmecophagidae). Revista Brasileira de Zoologia 23: 1213-1215.

Medri I. M., G. Mourao y A. Y. Arada. 2006. Dieta de Tamanduá-Bandeira (Myrmecophaga tridactyla) no Pantanal da Nhecolândia, Brasil. Edentata 5: 29-34.


Montgomery G. G. y Lubin Y. D. 1977. Prey influences on movements of Neotropical anteaters. En: R. L. Phillips and C. Jonkel (eds.) Proceedings of the 1975 Predator Symposium, Montana Forest and Conservation Experiment Station, University of Montana, Missoula.

Morales-Jiménez A. L., F. Sánchez, K. Poveda y A. Cadena. 2004. Mamíferos terrestres y voladores de Colombia. Ramón López Editorial. Bogotá.

Polanco[-Ochoa] R, H. F. López-Arévalo, M. A. Arce y A. A. Camargo. 2006. Oso Hormiguero Palmero. Pp: 182-186. En: J. V. Rodriguez-Mahecha, M. Alberico, F. Trujillo & J. Jorgenson. (Eds.) Libro rojo de los  mamíferos de Colombia. Serie libros rojos de especies amenazadas de Colombia. Conservación Internacional Colombia, Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial. Bogotá, Colombia.

Porini G., Rylands A.B., Samudio, R. & Miembros del grupo de especialistas en Edentados de la IUCN SSC. 2008. Myrmecophaga tridactyla. En: IUCN 2009. IUCN Red List of Threatened Species. Version 2009.1. <www.iucnredlist.org>. Visitado el 13 de octubre de 2009.

Rippstein G., Amezquita E., Escobar G., & Grollier C. 2001. Condiciones Naturales de la sabana. Pp: 1-21. En: Rippstein G, Escobar G, Motta F, (Eds.). Agroecología y Biodiversidad de las Sabanas en los Llanos Orientales de Colombia. CIAT. Cali. 

Rodriguez-Mahecha J. V., Alberico M., Trujillo F. & Jorgenson J (Eds.). 2006. Libro rojo de los  mamíferos de Colombia. Serie libros rojos de especies amenazadas de Colombia. Conservación Internacional Colombia, Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial. Bogotá, Colombia.

Romero, M., Galindo G., Otero J. & Armenteras D. 2004. Ecosistemas de la cuenca del Orinoco colombiano. Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt. Bogotá.


Silveira E. K. P. 1969. História natural do tamanduábandeira, Myrmecophaga tridactyla Linn. 1758, Myrmecophagidae. Velozia 7: 34–43.

Wenzel R. M. 1981. Systematics, distribution, ecology, and conservation of South American Edentates. Pp: 345-375. En: M. A. Mares & H. H. Genoways. Mammalian biology in South America. Uninversity of Pittsburgh.

Young R. J., C. M. Coelho y D. R. Wieloch.2003. A note on the climbing abilities of giant anteaters, Myrmecophaga tridactyla (Xenarthra, Myrmecophagidae). Boletim do Musueu de Biologia Leitão 14: 41-46.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Aquí pueden incluir sus comentarios o preguntas, vamos a ver como avanzamos.

Seguimos

Miguel E.